1. SKIP_MENU
  2. SKIP_CONTENT
  3. SKIP_FOOTER

BIOGRAFÍA DEL SIERVO DE DIOS ANDRÉS AZIANI SAMEK-LODOVICI

PDVD 001

Biografía del Siervo de Dios

 ANDRÉS AZIANI SAMEK - LODOVICI

 

Andrés Aziani Samek – Lodovici, nació en Abbiategrasso (Italia). En 1953. Entró en la asociación de laicos consagrados “Memores Domini” del movimiento de Comunion y Liberación, en la cual hizo su ingreso definitivo en el Retiro de Adviento de 1981. En 1989, a los 36 años, fue enviado en misión por Comunión y Liberación a la ciudad de Lima en Perú, por el mismo fundador Don Luigi Giussani. Allí fue devoto y seguidor de Santa Rosa de Lima y docente en esos años en distintas universidades: la Universidad Femenina del Sagrado Corazón (UNIFE), Marcelino Champagnat, San Martín de Porres y la Sedes Sapientiae, desde su fundación hasta el 2008 al momento de su fallecimiento.

Obtuvo el grado de Magíster en Periodismo por la Universidad San Martín de Porres y en Educación en la Marcelino Champagnat en la cual estaba terminando un Doctorado. En todas las universidades a todos los que él encontraba les ponía delante la pasión por conocer y seguir a Cristo.

Murió el 31 de Julio del 2008, en la iglesia de la Virgen de Fátima en Miraflores. Durante la misa del funeral, estuvieron 1,500 personas en la Iglesia, otras mil personas en la Universidad Católica Sedes Sapientiae donde los estudiantes desde las ventanas lanzaron una lluvia de pétalos de flores así como carteles.

El Cardenal de la Arquidiócesis de Lima, su eminencia Cardenal Juan Luis Cipriani, cuando fue a bendecir su cuerpo en el funeral de la misma Iglesia dijo: “Se acordarán con el tiempo de todo el bien que humildemente hacía éste hombre. Me buscaba para repetirme que el movimiento de Comunión y Liberación, querían servir a la Iglesia, y me pedía darle una misión”.

Fue enterrado en el cementerio: “Parque del recuerdo”, en el distrito de Puente Piedra, en Lima. En presencia de muchos amigos y “ahijados”, muchos de ellos venidos de familias muy pobres, que el apadrinó en diferentes sacramentos (Bautismo, Primera Comunion, Confirmación y matrimonios) siendo muy generoso con ellos de forma económica y acompañándolos, sobre todo espiritualmente.

Fue un hombre de oración y espíritu mariano, sin dejar la vida académica yendo de manera profunda a lo esencial, sorprendía y traspasaba el ámbito académico llegando a las personas muy pobres, proponiendo el camino de Cristo como modelo.

Su profundo amor por los pobres, por los niños, los jóvenes, sobre todo, los jóvenes universitarios y los ancianos al cuales consagró toda su actividad, el testimonio de su vida de pobreza, humildad, caridad y de oración, sus numerosas obras benéficas, su ilimitada confianza en la Santa Providencia, sus virtudes heroicas han suscitado la admiración de miles de cristianos y también de no creyentes.

Su tumba es lugar de peregrinación de muchos fieles que se confían a su intercesión.

Pueden escribirnos a: causadeandresaziani@gmail.com ; comentando los testimonios de vida de quienes lo hayan conocido y las gracias concedidas por su intercesión.

 http://camp.ucss.edu.pe/blog/siervo-de-dios-andres-aziani/

 

PROPÓSITO DE LA CAUSA DE BEATIFICACIÓN Y CANONIZACIÓN ANDREA AZIANI SAMEK-LODOVICI

Andres Foto dic 06

Propósito de la Causa de Beatificación y Canonización

ANDREA AZIANI SAMEK – LODOVICI

 

Creemos que después de una primera investigación del Sr., ANDREA AZIANI SAMEK – LODOVICI, pueda considerarse como un verdadero, Siervo de Dios, y como tal, según las normas de la congregación de la Causa de los Santos, Beatificado y Canonizado en el futuro,  pues entregó totalmente su vida a Cristo, consumiéndose de amor por El, con una pasión por que otros lo encuentren y en ella buscó hacer siempre y sólo la voluntad de Dios, ya sea en su trabajo como docente, que como laico consagrado, desarrollando a lo largo de su vida muchos aspectos importantes y positivos pues fue un modelo lleno de virtudes y ejemplo para la Iglesia, en especial, para los niños y los jóvenes que tanto acompañó y dio testimonio de Cristo en ellos, fue también un modelo de radicalidad evangélica, de sabiduría, de santidad y es ayuda e intercesión para aquellos que lo necesitan, por medio de favores y gracias que muchos le piden. Entre sus virtudes destacamos:

1.       La “fiebre de vida” de su persona: pues desbordaba “vida de caridad y santidad” por doquier, aportando argumentos sobre el sentido, la pasión, la alegría de vivir. Bastaba con verle para poder experimentar que “merece la pena vivir”. Fue un apóstol “indetenible e incansable”. Nada ni nadie pudo frenar su propósito de entrega y caridad y la misión que Dios le asignó.

2.       Laico: Fue un apasionado por vivir las consecuencias de su bautismo en el mundo, en las circunstancias de cada día, en la docencia. Fue un profesional de primer orden, en uno de los campos hoy de vanguardia como: “la cultura”, y dentro de ésta en asuntos de “frontera”, como el tema: fe-razón, fe-ciencia, ateísmo-religiosidad. Varios de sus artículos tienen que ver con el drama del mundo contemporáneo, es decir: la pérdida de la fe y su esfuerzo en darle razones ensanchando la razón para que ensanchen su Fe, su Esperanza  y como consecuencia vivan la Caridad.

3.      Consagrado: Estuvo totalmente consagrado a la Iglesia y a Cristo sin salir del mundo. Su alegría, su santidad y plenitud de vida, llevaba a muchos a cuestionarse: “¿Se puede vivir así?”, proponiendo la belleza de Cristo, en la Castidad y fue un ejemplo de entrega total a Dios como laico santificando el mundo.

4.      Docente: La educación fue el nervio central de su vida. Educaba con sus gestos, con su ejemplaridad, con la pasión con la que se enfrentaba a la realidad y su entrega total para comunicarla. Preparaba extraordinariamente sus clases de filosofía, ética, epistemología, antropología,  doctrina social de la Iglesia, con todo lo que tenía, transmitía una pasión por provocar a la razón y llevar a desear y conocer más y profundamente la Verdad, conociendo la situación de la emergencia educativa de hoy exigía, y vivía lo que exigía asumiendo el riesgo de educar.

5.      Amistad: A pesar de su entrega a la profesión docente, siempre se daba tiempo para conversar, convivir con todos, alumnos, profesores, sacerdotes, pobres, ancianos, niños y jóvenes, todos le conocían, desde el presidente hasta el vendedor ambulante de la ciudad y dejaba una huella grande de Cristo. Podía discutir plácidamente con los ministros y con los más grandes intelectuales del País y luego rápidamente trascurrir horas entre las barracas ayudando a la gente más hambrienta y jugar con los niños en el polvo de los caminos, enseñándoles cantos y oraciones y llevándoles de comer. El diálogo con el otro, lo sentía como un verdadero Encuentro, como un cielo anticipado.

6.     Católico y eclesial:  fue miembro de un movimiento, pero insertado en la parroquia, en la diócesis, en la institución en la que se encontraba (la universidad). Enseñaba en varias universidades y se daba a quien le buscaba.

7.      Santo: Su amor por Cristo, por la Virgen, por la Iglesia, por los Santos, cuenta con muchos testimonios. Son varios los que le vieron “absorto” ante el Sagrario, en la capilla, en la liturgia.

8.      El compromiso con los desafíos de la sociedad y de la Iglesia de nuestro tiempo: De ahí sus seminarios, sus exposiciones, sus debates, su participación en la marcha por la vida, en los “meetings”, su mural abierto: “Nuestra Voz”, para que los jóvenes expresasen libremente su voz.

9.       Caridad: Son numerosos sus gestos de dar alimentos, su ropa, su tiempo, su dinero. Se donaba totalmente sin condiciones y participó y organizó campañas que tienen que ver con la llama de la caridad, vivió con su propio ser, una Iglesia en salida.

10.   Docilidad con la autoridad: El Cardenal, Papa, los obispos (Monseñor Lino) y sacerdotes, mostraba una gran humildad, obediencia y servicio,  y al mismo tiempo era muy creativo y libre.

Creemos que por éstas y muchas más virtudes que muchas personas aun siguen manifestando en sus testimonios sea digno de ser Siervo de Dios y ser nombrado entre los santos del Cielo.

lindiv

Jr. Mercurio 7598 Urb. Sol de Oro, Lima 39 - Perú Telf.: (51-1) 208-6900 (51-1) 2008-6901
Fax: (51-1) 208-6921 E-mail: secretaria@obispadocarabayllo.org.pe